Madison 608.257.0040 | Milwaukee 414.271.8650 | Appleton 920.931.2560 | Eau Claire 715.830.1378
Select Page

Workers in a 19th century factory.

¿Por qué tenemos un sistema de compensación al trabajador en Wisconsin?

Hace más de 100 años, los trabajadores que se lesionaban en el trabajo en los Estados Unidos no tenían mucha protección legal. Un trabajador lesionado que enfrentaba gastos médicos debido a su lesión, quién no recibía su sueldo mientras faltaba al trabajo debido a su lesión, tenía un solo recurso legal: la opción de demandar a su patrón. Sin embargo, la demanda podría ser costosa y la ley sólo ofrecía como recurso un tipo de ilícito civil en el que el trabajador tendría que comprobar la responsabilidad del empleador. No era fácil, ya que muchas veces las pruebas que podrían demostrar la culpabilidad del empleador estaban en manos del mismo patrón. Además, si el trabajador o un compañero de trabajo causó el accidente, o fue parcialmente responsable por el accidente, el trabajador no debería ganar su caso bajo las leyes que regían en aquel entonces.

Mucho que ganar, mucho que perder

El sistema parecía estar a favor de las compañías y no del trabajador. Había muchos impedimentos para que un trabajador presentara una demanda bajo esa ley que favorecía al empleador, y poca probabilidad de ganar un caso. Sin embargo, cuando un trabajador lograba ganar, en algunos casos podría recibir una indemnización tan grande que llevaría a la compañía a la quiebra. Además, los juzgados, persuadidos por el sufrimiento de una persona que se dedicaba a un trabajo peligroso, imponían sentencias que a veces favorecían al trabajador, que quizás terminó discapacitado y que tal vez no podría regresar a trabajar nunca. Por eso, los juzgados a veces decidían a favor del trabajador cuando la responsabilidad del empleador no era tan clara, y entonces, las compañías sentían que los resultados eran muy injustos. Al final de cuentas el sistema perjudicaba al trabajador quien no tenía mucha esperanza de comprobar la responsabilidad del empleador, y también perjudicaba a la compañía que en dado caso que el juzgado decidiera a favor del trabajador, podría verse forzada a cerrar sus puertas para siempre.

Protección para el trabajador

En 1906 se publicó La Jungla, por Upton Sinclair, una novela que exploró temas sociales como las condiciones duras que enfrentaban los trabajadores y la explotación de los inmigrantes en las compañías estadounidenses. (El libro es viejo, pero es impactante y lo recomiendo mucho.) El libro ayudó a conmover al pueblo y los cambios en el sistema legal no tardaron en llegar. En 1911, el estado de Wisconsin fue el primer estado que implementó una ley amplia de compensación al trabajador. Otros nueve estados aprobaron leyes parecidas ese mismo año, y en 1948 todos los estados ya habían adoptado una ley de compensación al trabajador.

Controlar el riesgo

La idea de la ley de compensación al trabajador era simple—controlar el riesgo, tanto por parte del trabajador como por parte del empleador, mediante un seguro social. Las compañías comprarían un seguro de compensación al trabajador, y así podrían incorporar el costo de las posibles lesiones en el precio de sus productos y servicios. El seguro sería obligatorio y el costo dependería de la probabilidad de ocasionar lesiones. Así, la ley de compensación al trabajador incentiva a las compañías a tomar medidas de seguridad y protección para prevenir las lesiones. Bajo este sistema, cuando un trabajador resulta seriamente lastimado, el seguro paga al trabajador una cantidad limitada. No hay indemnizaciones tan enormes como las que se podían otorgar antes, y a la vez, no hay trabajadores que se queden sin nada, por quizás haber causado sus propias lesiones.

Protección para las dos partes

El sistema de compensación al trabajador en Wisconsin elimina casi por completo el concepto de la culpabilidad. La ley de compensación al trabajador reconoce que siempre puede haber algunos accidentes en el trabajo, y los trabajadores merecen recibir compensación por sus lesiones sin llevar a sus empleadores a la bancarrota. Por eso, la compensación al trabajador protege a ambas partes, al empleador y al trabajador.

 

 

Si Ud. es un trabajador y tiene preguntas sobre indemnización por una lesión que ocurrió en el trabajo, especialmente si su reclamo de compensación al trabajador ha sido negado, comuníquese con un abogado de compensación al trabajador del bufete Hawks Quindel en Madison al (800) 610-0040 o (608) 257-0040, o en Milwaukee al (800) 236-3348 o (414) 271-8650, o por correo electrónico.